miércoles, 15 de marzo de 2017

Anticipar días especiales a mi hijo (Parte II)


¿Cómo preparar a mi hijo ante una actividad diferente?

Debe ofrecerle seguridad, anticipar que algo diferente va a ocurrir. Puede tratarse de un cumpleaños, una prueba médica o la visita de unos amigos.

En este caso preparar a mi hijo va a necesitar de una sola e indispensable condición:  definir exhaustivamente el día. Quizá no sea necesario explicar todo tal y como será, pero si aportado la suficiente información para que se sienta seguro.

Si bien existe múltiples manera de afrontar ese evento, os proponemos una entendemos es especialmente eficaz. Consiste en crear un día mágico, no tiene porque ser divertido sino simplemente especial. Por ejemplo, imaginemos que tenemos que hacer una visita al médico porque nuestro hijo debe someterse a unas pruebas. Para comenzar a preparar el proceso pondremos un nombre al día. En nuestro caso concreto lo llamaremos Superhéroes.

Vamos a crear varios momentos de seguridad. Se trata de actividades o momentos que nuestro hijo puede entender como agradables. Desayunar chocolate con churros, estrenar una camiseta que le gusta, 5 abrazos mágicos a pedir cuando desee, visita a la Tía Ana, un rato de juego en el parque, llamar a mamá por teléfono etc.

Posteriormente crearemos juntos sobre papel un mapa que, en lugar de definir las calles, nos concrete cada uno de los pasos que realizaremos desde que nos despertemos. Puede ser por escrito o dibujado (no olvidéis incluir los momentos de seguridad). Desayunamos churros y chocolate, nos vestimos, cogemos el coche, nos apoderamos de un abrazo mágico, entramos en el hospital, hablamos juntos con los médicos, hacemos las pruebas, un rato de juego en el parque, vamos a la  farmacia, visita a la Tía Ana, etc.


Los días especiales, tanto por miedos, por alegría desmedida o incertidumbre, es importante hacer una asamblea acorde, una asamblea especial, más intensa y algo diferente. Consiste en centrarse en lo positivo y reforzarle (recordarle que es un campeón, que ha podido y de lo que es capaz). El resultado de este día ayudará a generar seguridad para la próxima situación complicada.


Anticipo una época diferente o complicada.
A lo largo de la infancia surgen situaciones que requieren de una especial sensibilidad y empatía con nuestro hijo. Puede tratarse de una mudanza, una separación o el inicio de la época escolar. Durante esas épocas nuestro hijo se sentirá especialmente vulnerable y necesitará que le ofrezcamos seguridad (no confundir con sobreprotección). Para ello utilizo una cartulina o varias hojas de papel unido. Vamos a crear un calendario en el que haremos tantos cuadros como días deseemos introducir en él.

Juntos escribimos los números y vamos, uno a uno, comentando lo que haremos, con quien estaremos y cómo podremos sentirnos. Se trata de anticipar situaciones y emociones para que comprendamos que, pese a lo difícil o diferente de la nueva situación, no hay nada que no podamos afrontar juntos.

Pediréis a vuestro hijo que dibuje o escriba en cada día lo más positivo o lo que más le guste de lo que tenéis previsto hacer.

Para finalizar lo colocaremos en un lugar a la vista de todos y se convertirá en nuestro indicador diario. Será una especie de recordatorio de que la situación está controlada y que, como ya habéis hablado, puede afrontarla.

Recordad que estos días que consideramos diferentes será muy positivo realizar la asamblea al principio y final del día.

Solemos olvidar que, al igual que nuestros hijos necesitan límites, también necesitan de una cierta estructura. Nosotros mismos sufrimos enormemente la incertidumbre, el miedo a no controlar situaciones. Imaginad lo que debe sentir una personita que no solo no domina la situación sino que apenas tiene recursos para afrontarla. Anticipar situaciones  y ofrecer cierto orden y planificación a nuestros hijos es, quizá, uno de los factores más olvidados en la educación doméstica, así que, ya sabes, pon remedio. 


Quizá te interese:

2 comentarios:

  1. Mi hija se pone muy nerviosa los domingos. Creo que el tener que ir al cole a la mañana siguiente le afecta demasiado. ¿Os parece que anticipar le puede ayudar? ¿Cuándo se lo anticipo si ya el domingo tiene se pone nerviosa?

    Muchas gracias por vuestro trabajo. Me sirven muchísimo. Por cierto, pensáis hacer algún taller o charla en Madrid o alrededores? Me encantaría conoceros y ver un taller

    ResponderEliminar
  2. Respecto a los nervios de tu hija, creemos que anticipar es una muy buena idea. Lo ideal sería hacerlo antes de la hora en que suela aparecer la ansiedad. En cualquier caso, en vuestro caso creemos que es altamente recomendable pedir a tu hija que intente eplicar lo que le produce "nervios". A veces, esos nervios se deben a cosas que necesitamos conocer para poder ayudar. Nosotros hacemos alguna dinámica en los talleres respecto a este complicado tema. Si nos acercamos a Madrid lo publicaremos en nuestras redes (Facebook, Twitter e Instagram), pero, si quieres envíanos un mail a educarsinvaritamagica@gmail.com y te avismos cuando tengamos algo.. por ganas no será.

    Un beso!

    ResponderEliminar