miércoles, 8 de marzo de 2017

¿A qué sabe la luna? de Michael Grejniec


- Título¿A qué sabe la luna?
- Autor e ilustrador: Michael Grejniec.
- Edad recomendada: De 6 en adelante. Especialmente interesante entre los 3 y 8 años.
- Puedes encontrarlo en: Kalandraka.
- Precio orientativo: 15,00€.
- ¿Por qué quiero que mi hijo lo lea?: Trata de la búsqueda de sueños, de conseguir tus objetivos con esfuerzo y ayuda. Presenta con éxito el trabajo en equipo, el apoyo y la colaboración.
- ¿Por qué querrá leerlo tu hijo?: Porque de la mano de animales persiguen un sueño. Un deseo que todos hemos pensado alguna vez.
Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabía la luna. ¿Sería dulce o salada? Tan solo querían probar un pedacito. Por las noches, miraban ansiosos hacia el cielo. Se estiraban e intentaban cogerla, alargando el cuello, las piernas y los brazos. ¿Quién no soñó alguna vez con darle un mordisco a la luna? Este fue precisamente el deseo de los animales de este cuento. Tan solo querían probar un pedacito pero, por más que se estiraban, no eran capaces de tocarla. Entonces, la tortuga tuvo una genial idea: ''Si te subes a mi espalda, tal vez lleguemos a la luna'', le dijo al elefante.
Así nos resume Michael Grejniec el argumento de ¿A qué sabe la luna?. La historia usa la luna como deseo, objetivo soñado a conseguir. Habla de los sueños y del esfuerzo por conseguirlos. Trata de un grupo de amigos animales que persiguen un mismo objetivo y cómo lo consiguen en quipo, obteniendo el sueño deseado.

Para nuestros chicos el libro aporta una útil herramienta para seguir descubriendo la importancia del esfuerzo, la constancia, el funcionamiento en equipo, el apoyo y la búsqueda de soluciones.
La búsqueda de estrategias aparece cuando cuando tres condiciones se alinean, el deseo, el esfuerzo y la confianza. Resulta más sencillo buscar soluciones cuando vemos que nuestros modelos lo utilizan para lograr sus objetivos.

¿Cómo trabajar el libro?
De forma voluntaria fueron hablando de sueños que tenían y que de una forma u otra habían conseguido. Analizamos cuales habían sido los pasos, las herramientas utilizadas, el apoyo recibido y el éxito conseguido. Y entonces surgió la idea. ¿Y si perseguimos un objetivo juntos?. Así apareció el deseo, crear un lugar de seguridad en el aula. Un lugar para esos momentos en los que no se sienten con fuerza y confianza para seguir luchando con esfuerzo para conseguir sus sueños.


Si quieres ver más reseñas realizadas por Educar sin varita mágica pincha aquí.

1 comentario: