miércoles, 18 de enero de 2017

Tengo un dragón en la tripa de Beatriz Berrocal Pérez


- Título: Tengo un dragón en la tripa.
- Autor: Beatriz Berrocal Pérez e ilustrado por Lucía Serrano.
- Edad recomendada: De 6 en adelante. Especialmente interesante entre los 6 y 10 años.
- Puedes encontrarlo en: Santos Ochoa | Everest.
- Precio orientativo: 7,75€.
- ¿Por qué quiero que mi hijo lo lea?: Representa de una manera muy gráfica y sencilla la ansiedad. Enseña a afrontar la vergüenza y el miedo a hablar en público.
- ¿Por qué querrá leerlo tu hijo?: Es una historia divertida, escrita en verso, lo que le encantará. La autora consigue la complicidad de los chicos y su empatía.
Se está preparando una función de teatro en el colegio y nuestro pequeño protagonista tiene miedo a hablar en público. Piensa que tiene un dragón en la tripa que le va dando bocados, y le roba la memoria, por eso no se acuerda de la frase que tiene que decir cuando le pregunten: “Dime, estrella fulgurante, ¿sabes dónde está la luna?, ¿cómo conseguirá vencer a tan terrible dragón?

Así nos resumen Beatriz Berrocal el argumento de Tengo un dragón en la tripa. La historia usa como excusa el miedo escénico para ayudar a retratar los miedos y la ansiedad en los más peques. Todos tenemos miedos, tanto los niños como los adultos, solo que se trata de miedos muy diferentes y eso, a veces, nos hace perder la empatía con ellos en su inseguridad, falta de confianza o ansiedad que esos miedos les producen. Claro que sabemos que no hay un monstruo pero ellos lo sienten así y podemos ayudarles utilizando para ello la imaginación.

Para nuestros chicos el libro aporta una útil herramienta para afrontar la ansiedad y el miedo que les produce hablar en público. Rápidamente asocian lo que describe el protagonista con lo que ellos mismos sienten. Aprovechamos algunos momentos para preguntarles en que momentos sienten ellos a su propio dragón y que soluciones plantearían para quitarle la fuerza y hacerle dormir para siempre.

Normalizar el miedo es una de esas cosas que solemos olvidar los mayores por esa falta de empatía que comentábamos antes, por eso, libros como éste, ayudan a ese proceso. Los niños asumen que esos miedos son parte de ellos y simplemente deben tratar de controlarlos para que no sean más fuertes que ellos.

¿Cómo trabajar el libro?
Tras hablar de su miedo a hablar en público, los chicos estuvieron hablando sobre sus propios miedos y compartieron soluciones. Todos compartían ese miedo a hablar en público así que, Cristián sugirió que exitía una opción de intentarlo... ¡Nooooo! Ninguno quiso pero entendieron que era muy importante para todos. Así que, para mayo tienen prevista una pequeña obra de teatro. Ahora falta elegir la obra, vestuario, guión, personajes... pero, sobretodo, cargar la mochila de estrategias para poder dormir al dragón que todos llevamos dentro.


Si quieres ver más reseñas realizadas por Educar sin varita mágica pincha aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario